Ir al contenido principal

 

FABRELLAS, JOAQUÍN (2014): NO HAY NADA QUE HUYA

JAÉN, PIEDRA PAPEL LIBROS, COLECCIÓN CAJA DE FORMAS

 

SERGIO R. FRANCO

 

Nueve años después de publicarse su último libro de poemas, Animal de humo, con el que ganó el Premio de Poesía Joven La Manzana Poética, la incipiente editorial jiennense Piedra Papel Libros saca a la luz un nuevo poemario de Joaquín Fabrellas, No hay nada que huya, título tomado del poema «A las golondrinas» de Claudio Rodríguez. Celebramos hoy, por lo tanto, dos buenas noticias: por un lado, la firmeza y vitalidad con que da sus primeros pasos un nuevo proyecto editorial de carácter independiente, en este caso dirigido por el infatigable Juan Cruz López, con sede en Jaén e interesado en editar la obra de poetas de esta tierra; y por otro lado, la aparición de un libro escrito por unas de las voces más personales e insobornables de las letras andaluzas.

 

Lo primero que podemos afirmar de No hay nada que huya es que resulta un libro a todas luces extraño, pues difícilmente su poética puede adscribirse a alguna de las tendencias que, con mayor o menor fortuna, recorren los caminos de la lírica española actual. Estructurado en tres partes de desigual extensión («El hombre en bosques antiguos», «Una furiosa heteronimia» y «Breve oceanografía»), vertebra el poemario la voz alucinada de un loco, una voz que duda de su identidad, que se desconoce, que se extraña de sí mismo y, a la vez, se asombra de todo lo que le rodea, una voz que idea un nuevo lenguaje y trama con él un discurso al borde del abismo del significado. Es el hallazgo de esta voz, que crea, recrea y retuerce el lenguaje para reinventar, tal vez, el mundo, el rasgo más reseñable del libro y lo que hace de él una obra tan singular.

 

Comparten Joaquín Fabrellas y el primer Wittgenstein, el del Tractatus logico-philosophicus, una misma inquietud por las posibilidades del lenguaje, sus infranqueables límites, lo que nos es dado decir y, finalmente, lo que resulta absolutamente indecible, pero que, sin embargo, puede ser «mostrado» a través de una doble posibilidad: confiando en la capacidad expresiva del silencio o, y esta es la apuesta del autor, encontrando nuevas formas de «decir» al enfrentar al lenguaje poético con aquello que se niega a ser codificado, aquello que la torpe herramienta del lenguaje ordinario es incapaz de cifrar. Y, en este sentido, Joaquín Fabrellas construye un discurso poético marcado por la falta de lógica, por la contradicción y la paradoja («un camino me llevó a ti/ no era un camino/ nunca llegué a ti», «pusimos palos de escoba o de encina/ para hacer los pilares más sólidamente frágiles,/ más vidriosamente de hierro»), forzando incluso la sintaxis con el fin de desarticular ese otro discurso convencional, propio de lo que Julio Cortázar llamaba La Gran Costumbre, el discurso que sostiene al poder, el discurso utilizado por las ideologías que interpretan por todos nosotros la realidad («aprenderé a odiar vuestros inventados nombres/ el idioma que pretendéis», «no reconozco vuestra realidad/ yo quiero ver la realidad cuando no la ve nadie»). Es por esto que la voz del loco supone una actitud de desacato frente al mundo, un acto de rebelión individual contra el sistema que han levantado los hombres cuerdos y que coarta, entre otras libertades, la expresiva. Así, Joaquín Fabrellas, a través de las palabras del demente, no deja de mostrar a lo largo de todo el poemario un profundo escepticismo con respecto a las verdades inventadas por el hombre:

 

«si yo soy el poeta

soy la piedra la mierda

el poema: la sucesión

invicta de todas las frases no escritas

la sustancia de todos los actos no ocurridos

venid a vencerme hombres

no creeré en vosotros»

 

Un escepticismo que, además, denuncia el origen y el destino final del hombre, su futilidad, su contingencia, su vacío («soy la invitación a la nada/ os incito a sumergiros/ soy la prueba de que existo/ a través de espejos analfabetos/ no busquéis ninguna luz/ os mintieron al nacer/ os dijeron que fueseis felices/ que compraseis caballos de escayola/ dibujad paisajes habitables/ pero seréis la nada»). Desde luego, frente a este nihilismo, su simpatía se sitúa del lado de la pureza que representa el mundo natural, en concreto, sus criaturas, capaces de oponer a las creaciones artificiales del hombre la sencilla vía del instinto («me encontré con los animales/ me indicaron otro camino/ el camino bajo el agua/ el que pasa cerca del aire/ el que te quita el aliento»).

 

Por otra parte, una de las claves fundamentales que explican el proceso creativo que ha llevado a cabo el autor y, tal vez, el objetivo último de No hay nada que huya, la encontramos en el breve poema que abre el libro:

 

«Ya sé el lenguaje de los pájaros

desperté no sabiendo quién era:

            recordé ser la ceniza»

 

            Ese lenguaje que va hilvanando el loco a lo largo del poemario, su discurso poético, es el «lenguaje de los pájaros» del que hablaba José Ángel Valente (quien aparece citado al comienzo del libro) en su obra ensayística Variaciones sobre el pájaro y la red. En ella, Valente reflexiona, precisamente, sobre los límites de la palabra poética relacionándola con el lenguaje de los místicos. Esa palabra poética, la del loco, en este caso, o la del místico, supone una «experiencia extrema del lenguaje» que conduce a su propia ruptura, a su acabamiento, pues, además, no pertenece al discurso lineal del lenguaje convencional, y su fin no es otro que el de arder (brillar) y calcinarse antes de volver al silencio original. La lengua poética, por lo tanto, es la lengua primordial, aquella «que hablaba Adán en el Paraíso», una lengua «en la que se ha operado la destrucción del sentido». Como afirma Valente, en el poema queda en suspenso el lenguaje, «detenido o deslumbrado por lo que en él se manifiesta» y, junto a él, también entran en su disolución el espacio y el tiempo, lo que explica, por otro lado, la estructura circular del poemario de Joaquín Fabrellas. Acaba No hay nada que huya con un poema prácticamente idéntico al que da comienzo a la obra, dando así cuenta de un tiempo suspendido, tal vez, de una especie de eternidad. Con respecto a esto último, ya el autor apunta en la primera parte del libro a esa abolición del tiempo: «no hay memoria de mi futuro/ permanezco en la hierba/ no recuerdo ningún instante/ ni principio ni final/ no hay tiempo».

 

            En conclusión, No hay nada que huya de Joaquín Fabrellas es un libro de lectura altamente recomendable para aquellos lectores que no temen enfrentarse con un lenguaje desconcertado y desconcertante, con una poética arriesgada y sugerente, con un poemario que, en definitiva, plantea una investigación sobre el sujeto, sobre el sentido y sobre la naturaleza del lenguaje poético, ese lenguaje que sortea los límites de lo que puede ser dicho y que, probablemente, solo sean capaces de interpretar los locos, los poetas y, claro, los pájaros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.