Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015
Paseos

El arte del paseo debería reivindicarse como cualquier otro arte. ¿Cuántas obras habrán salido de interminables caminatas por el campo o por la ciudad? Cuántos aciertos se habrán acordado paseando, cuántas verdades se habrán fraguado hablando con un amigo, o cuántas veleidades o traiciones desveladas. El paseo forma parte del alma humana y la conversación que acompaña al paseante con otro amigo o la conversación interna contigo mismo.
Maeztu y Azorín paseaban interminablemente en su juventud, cuando les preguntaron en una ocasión a ambos que de qué habían hablado durante el largo paseo que habían mantenido una tarde dijeron que ninguno de los dos había abierto la boca: no habían dicho ni una palabra. La conversación del silencio, solo estamos callados con aquellos a los que de verdad apreciamos, los demás intentamos rellenar el silencio con tópicos en un supuesto silencio incómodo que puede ser tan productivo como una larga conversación.
Hoy ya no se pasea. Hoy ya no se convers…