Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014
SONETO IV

Y quiero ser la soledad del álamo
Su sombra iluminando la penumbra
 El vértigo de esta tarde que relumbra
 Ardiendo su color en breve ramo.

 En el extenso aire que abrazó al árbol,
 La huella vacía dibujó la rama
 Siendo un cuerpo desnudo que así brama
 Y el ala que robó la forma al mármol.

 De la muy pérfida y sensual esencia:
 Todo lo vivo en vano se cumplió
 En recordar que somos complacencia

 Ante la única soledad que clama,
 Su vulgar muestra vana que encarnó
 Y el puro fuego que ya fluye en llama.


Joaquín Fabrellas
 28/10/14

SALMO DEL CAÍDO. Joaquín Fabrellas.

Conversión de san Pablo. Caravaggio.



  Este mundo, república de viento,
                                                                                         que tiene por monarca a un accidente.
                                                                                           G. Bocángel


DONDE NADIE ME ENCUENTRE. Ediciones RaRo.Raquel Rodríguez. Jaén. 2014.

La poesía de Rakel Rodríguez surge de una experiencia vital que plasma en sus poemas de forma radical, no hay miramientos ni momentos para el artificio, es tan solo poesía. Un acto poético libre, sin escuelas: la palabra y la experiencia, o eso que le gustaba tanto decir al maestro leonés Agustín Delgado, una poesía de "vividura".
Una poesía que expresa sin temor el acto poético de una forma poco acostumbrada, habla sin tapujos de lo femenino y no precisamente desde unos cánones previos y que poco representan a la mujer actualmente. La poeta aborda el erotismo, lo social, las coordenadas sentimentales y vitales del ser humano y nos lo da como hace el poeta despreocupado: el germen del logos. La maquinaria sentimental tan útil en estos tiempos del ruido.
Sus poemas nos recuerdan a esa sensibilidad herida, a la poesía introspectiva de la norteamericana Emily Dickinson, o nos muestra esos poemas cortos, lac…