Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013
Finalmusik. Justo Navarro. Anagrama. Barcelona. 2007.

Me refugio en los clásicos. Confieren una enorme seguridad: estilística y sentimental. Te protegen además de la mediocridad circundante, ahora que vuelven a fallarse premios de distinta entidad. Hace mucho decidí no presentarme a ningún premio, como decía mi querido José Viñals: los premios prostituyen, y no sigo, cada cual...
Mis últimas lecturas han sido: El señor, y lo demás, son cuentos, del Leopoldo "Alas" Clarín, y por cuestiones laborales, Gustavo Adolfo Bécquer, Cartas desde mi celda, los artículos para el periódico El Confidencial que Bécquer envió desde su retiro en Veruela, sin más rodeos, una auténtica joya estilística, a pesar de que, para el lector actual medio, ese ser al que le imponen lo que tiene que leer y se pierde en estupideces comerciales de poco calado, puede parecer una lectura anticuada, y es que falta sensibilidad histórica para enfrentar la lectura, pero la lectura como bien espiritual; no creo…
Gabriel Ferrater (1922-1972).
Gabriel Ferrater es una de las voces más desconocidas y, a la vez, interesantes, del panorama poético del medio siglo en Cataluña. Su poesía es una extraña mezcla de inocencia y enajenación, de cercanía y de dolor como no se ha visto en ningún otro poeta contemporáneo.
Cercano en sus planteamientoa a la poesía de Gil de Biedma, una poesía desprovista de todo adorno superfluo, pero cargada de un  mensaje que se hace certero desde la vivencia y la expresión depurada. Claridad cegadora, dolorosa a veces, ya que no se somete a ningún discurso dictado o moda al uso. Poesía de intuición, musical, sugerente, sensual en la descripción de los placeres cotidianos. Honda reflexión sobre el paso del tiempo, el elemento que encarna el negativo de su poesía. Cercano también a Alfonso Costafreda, otro genial autor vituperado por la crítica, pero cuya obra se está recuperando recientemente en un panorama literario que hace aguas o, en su mayoría, gobernado por editores que buscan la rentabilidad en l…
REÍR

Tu beso en mi beso,
ágil amor, como el viejo
del mar que desespera
la llave confusa con que le oprimen
los brazos interrogantes.
Miel o tabaco, gin o sal,
áspero limón  limpio,
o la última fruta interna
de carne, dentro del jardín cerrado
donde se entra sin renombre
(empresa furtiva:
delicia no quiere pregón).
¿Cuál es el sabor de tu beso?
Y ahora, amor, este beso tuyo
(otra leyenda) se me muda
hasta la raíz de la naturaleza.
Tiembla, me olvida, el dulce
se me escurre anhelante
y una risa, gozo inquieto,
brota profusa y rebrota
y agita sus ramas en mi boca:
fresca amargura del laurel,
verde rumor aéreo.
Déjame reír a mí, amor.
Cuento en todas las partidas
y conozco la ganancia, ¿ y qué haría
con mi juventud?
Es la tuya la que quiero.
Compadecido de sí mismo,
hace feo mudar mi beso.
Muda, que ruedo contigo
y es mío todo lance de tu dado.


Gabriel Ferrater. Las mujeres y los días.

Nuevo poema de Edmun Gun Blair. Poemas para un libro inescrito. Inédito.

Ya ves, amada,
esta noche hemos quemado las naves,
se puede ver la luz en la otra orilla,
destrozado ya el lenguaje en un atroz silencio,
nombrándonos sin palabras
en un idioma acuoso y nocturno.

La presencia cierta
de los barcos a lo lejos
entre la niebla dudosa
de nuestra presencia más incierta.
Como pequeños animales
atrapados entre las hojas húmedas del bosque.

Esperando que el mundo no estuviese inventado
para hacer posible
en este mapa de ausencias
todo lo que no dijimos
con palabras.