Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013
José-Miguel Ullán. Amor peninsular. Fragmento I.

me sucede que el tronco no obedece
a la furia mortal del hacha hermana
que la sangre no fluye por los brazos
ni retoñan palabras ni senderos
se dibujan en libre perspectiva
sobre el hierro candente de la castra
igualmente fenecen los racimos
los viñedos se pueblan de ataúdes
y harapienta la cáscara del mosto
nos derrumba la fe sin un escombro
sin el vínculo azul de la vendimia
sin el luto feliz de las campanas
(oh bodegas oscuramente humildes
con la sangre palpándose el fermento)
me sucede de pronto
amada mía
que las uñas se adhieren al sonido
al responso servil del que se nutren
plañideras y cirios y estandartes
insertados de bruces en la danza
donde el jefe golpea a lo divino.
MUNDO ORTIGA

  Diana nemorensis


Unos harapos débiles de luz
cubren la estatua, o falsa luna
- antigua caracola ya sin ánimo-

en la ausencia obsesiva del deseo.
¿Por qué las cosas se persiguen
con más placer que se disfrutan?

Sólo quedan imágenes: el velo
en el espino desgarrado;
la soledad de la naturaleza;

tus ojos cráteres vacíos.



De Juan Carlos Abril, en Crisis, Pre-Textos, Valencia, 2007.
"Helen en Hollywood". Judy Grahn. Sumisión anónima.

Cuando se marcha a Hollywood es un ángel.

Escribe con su carmín muy muy rojo
sobre la ventana de su cuerpo:
¡ Échame de menos, oh búscame!
Separa sus labios como una flor de loto.
En la noche de estreno
se alza sobre la alfombra con elegancia, brillante;
muchos hombres la rodean.
Ellá está volando,
sus altos tacones son varitas mágicas,
su piel es eléctrica,
sus pulseras refulgen,
el color de su rostro es asombroso,
el cabello y los ojos, vibrantes.
Cómo refulge el brillo
que se expande a su alrededor.

Ella se muestra cohibida y autosuficiente,
centrada en sí misma,
vista desde el ardiente foco de nuestra atención.

Nos hemos empapado de ella.
Los seguidores la saludamos
como criadas sin vergüenza,
de puntillas la rodeamos todos
muy juntos
para sentir la fisión de una estrella
que vive en la tierra.
El brillo, el ángel solar,
la luminiscencia de alguien
muy diferente a nosotros.

¡Miren! ¡Miren! Ella es diferente,
canaliza nu…
Guillermo Fernández Rojano. Orcera, Jaén, 1957. Licenciado en Fillosofía y Letras. Doctorado en Filología con una tesis sobre la obra del poeta argentino José Viñals.
Entre sus poemarios destacan: Pon pan para pájaros, 1985; La noche amarilla, Premio Gabriel Celaya, 1998; Boca de asno, 2000, o Bolsa de cenizas, 2002.
"Me lo debéis todo" de Guillermo Fernández Rojano, en Bolsa de cenizas. La poesía señor hidalgo, Barcelona, 2002.

Deberíais devolverme mis sueños,
las noches de vida que os concedo.
Tú me debes tus manos,
tú me debes la calle donde te he preguntado si era
yo lo que querías.
Has sido tú quien ha venido a acostarse a mi lado.
Dices que no,
que he sido yo quien te ha arrancado
de tu sueño para satisfacer mis deudas con la vida.
Es posible,
pero ya no vivo,
ya no miro a lo lejos
y siento que la felicidad sabe a sangre.
Ahora ya no vivo,
os arrebato lo que yo no tengo.
Os debo vuestros sueños.
Pero si no queréis morir, no me despertéis.



JAMÁS VOLVER A DORMIR

Con motivo de la exposición del artista holandés Lucas Huijbregts en la Universidad de Jaén.

1.- Acotar el espacio:

La obra de arte "es", no es reflejo de nada. En ella reside su enigma y su respuesta. La escultura invade el espacio, lo llena, lo transforma; transgrede el vacío, lo alimenta como Botero o lo poetiza como Brancusi.

La escultura es una forma de comunicación. Tiene conexiones con el entorno. La diferencia con el objeto banal es que no desaparecerá nunca, o al menos, ese es su cometido. La obra de arte no pertenece al artista. Es necesariamente inservible. Y estrictamente necesaria al alma.

Jamás volver a dormir es un acto poético. Transformando la nada se convierte en algo inservible pero esencial al desarrollo humano, con ansias de no desaparecer nunca. Ese es el logro. Sobrevivirnos. De ahí la importancia del arte. Nos sobrevive. El arte lleva dándonos esta respuesta desde que se pintó Altamira.

2.- Inventar el espacio:

Toda obra de arte …
ESPAÑA CAÑÍ.
Con motivo de la Exposición de José Fernández Ríos.
Guillermo Fernández Rojano. Doctor en Filosofía y Letras.

INTOXICACIÓN DE LA REALIDAD

Transparencia de lo frecuente mediante uso y agotamiento. El algoritmo pone algunas limitaciones en la señal y en el espectro resultante. Por ejemplo: la señal del objeto del que se toman muestras, y que va a ser transformado, debe estar compuesto, al menos, de un número de muestras igual a una potencia de dos. Tan solo así es posible la intervención sobre la "bota" y su homónimo; el "mono"-volumen y su homónimo simiesco, la transformación de sus significantes necrosados en objetos soportables, en gesto amable para los dioses y los vecinos. Mirada entre lo kitsch y lo camp. La domesticación desde la perversión, la inversión o la similitud del término con otros. Para los lectores no avezados: a "motocicleta" se le añade una hache y forma "motochicleta". Y si  intercambiáramos "h" por &quo…