Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2013
Conspiración. Microcuento por Joaquín Fabrellas.


La verdad es que no importaba el icono, pero le tocó a él. A mí me contrataron para descerrajarle dos tiros, no en vano era el mejor tirador.
Elvis vendría más tarde, y Marilyn fue un poco antes, pero nada podía quedar de esa época pop, alegre.
Yo estaba allí, en ese hotel contratado por ellos, por los de siempre.
Después todo fue muy fácil, cuando iba a apretar el gatillo, alguien ya lo había hecho por mí; más tarde, todo fue sencillo, Oswald fue el perfecto infame para el magnicidio, pero ninguno de nosotros sabía quién era.

Platón en su caverna, microcuento, Joaquín Fabrellas.

A veces, en mi vida, miro a los lados y los paisajes se repiten, los fantasmas se manchan de palabras, y lo entiendo todo como un reflejo acuoso, irreal o absurdo. Quizás  me voy haciendo viejo.
A veces, qué ganas tengo de salir de aquí, cuando empiece esta detestable inmortalidad.
Mitin, microcuento de Joaquín Fabrellas.







Y cuando el ventrilocuo metió el brazo en el muñeco, este comenzó a decir al público cómo tenía que actuar. Y la masa se sintió libre.
AFFAIRE . Microcuento, Joaquín Fabrellas.

Ya ves, le sobrábamos a esta historia de amor, o era yo, o eras tú, tan irremediablemente tú; a veces las personas se solapaban, coincidían, entraban y salían de esta historia, o era el día poco propicio, o la noche, esa noche absurda en que esta historia de amor nos abandonó, nos sacó de su discurso y fuimos nuevamente lo que empezamos siendo antes: dos desconocidos. Si tú no fueses tú, y yo, tan inevitablemente yo, esta noche hubiese sido idónea para un comienzo improbable.
AEROPUERTOS, microcuento de Joaquín Fabrellas.

Llevo algún tiempo retenido en este aeropuerto; algo me dijeron de un desconocido con el que compartía nombre, pero no espacio. A veces pienso que ese anónimo habita en mi cuerpo, yo aguardo a que llegue, o a que me dejen salir de aquí. Ya no reconozco si es de día o de noche. Para mi tranquilidad, me dijeron, era blanco.

Ofelia, de John Everett Millais

Ofelia. Joaquín Fabrellas. Microcuento.

No lo creerás Laertes, pero cuando la vi, tu hermana estaba mucho más hermosa bajo el agua que en la sucia superficie que le rodeaba y manchaba su belleza. Por eso no intenté sacarla de aquel arroyuelo.
Señales. Microcuento. Joaquín Fabrellas

Ella era la mujer más hermosa: sus labios profundamente rojos, piel blanquísima; él, por fin decidido, iba besarla en ese mínimo espacio de un ficticio ballet de pesos y contrapesos, frente a frente. Cuando los labios se acercaron a su cara, la voz etérea y metálica avisaba del cambio inminente de estación.
Microcuento. Joaquín Fabrellas

No podía evitar acercarse a ella, a su luz, a su fría apariencia de milagro frío, a su música algo atroz y decadente, a esa belleza sin rostro que emana de su pureza: a esa melodía impura que hizo la mosca al chocar con su muerte eléctrica.
KRIMINALROMAN, de Justo Navarro, en Mi vida social. Ed. Pre-Textos.

Era la juventud un estado moral: veíamos
la muerte desde lejos, de broma, como en esas
películas que juegan con el asesinato
y la mutilación y los efectos
especiales, auque recuerdo que ya entonces mi madre
se había ahogado en la piscina. No
la vi. Vi a mi padre, vestido, salir del agua,
y lo veo de vez en cuando todavía.
Sé que murió también, pero lo olvida
alguna tarde, y viene. Se me acerca,
pregunta por su nombre.
Nuevo poema Edmun Gun Blair, poeta colombiano, Antioquia, 1975. Licenciado en Matemática Pura y Filosofía. Doctorado en la obra de Ludwig Wittgenstein. Da clases  de Lógica en la Universidad de Bogotá. Es un autor muy desconocido en España; continúa inédito; la obra que estoy presentando aquí conforma el último trabajo Poemas para un libro inescrito, que será publicado por la joven editorial turolense Maldoror Productions el próximo año.
Está trabajando actualmente en la obra poética de Joaquín Fabrellas, poeta al que se siente muy unido formal y temáticamente.

NARCISO

Les odio por lo que son,
por su forma de moverse, por cómo hablan,
por todo aquello que piensan y defienden sin temor.

Detesto su forma de pensar,
sus palabras hirientes,
el olor que desprenden es injusto,
odio la gesticulación cobarde del comienzo,
sus palabras sucias y sin Historia,
procedentes de algún idioma animal.

La vida suya sin argumento,
destesto su insignificancia,
su mediocridad manifiesta.

Añoren la soleda…
JUSTO NAVARRO, GRANADA, 1953.

F, de Justo Navarro

F. ; Justo Navarro. Anagrama, 2003.
Joaquín Fabrellas

Una vez acabado la lectura de este texto, ¿cómo llamarlo? No es una novela, ni una biografía, ni la mezcla de ambos géneros, ni un ensayo. Cada vez es más difícil ponerle nombre a las obras de Justo Navarro y ese desafío me interesa cada vez más. De eso trata la buena literatura: trata de encontrar nuevos caminos, nuevos nichos lo llaman en Márketing para principiantes, pero la lectura de Justo Navarro no es para principiantes, ni para un gran público, para lectores avezados sí.

Se establece también una critica al negocio editorial, el negocio editorial es tratado como lo que es: un gran negocio que tiene que ver con el diseño, con el poder, con la manipulación del discurso. Un discurso que sirvió para oponerse a la dictadura de Franco: en el libro se suceden diversas reuniones en diferentes lugares  donde se deciden, las editoriales deciden, el mismo Ferrater decide desde su verborrea y su figura escondida tras las eternas gafas …
Vladimir Nabokov


Literatura rebelde. Rebelde literatura. Joaquín Fabrellas.



Me gustan los híbridos. O como diría Debicki, las zonas de indeterminación. En definitiva, es una forma de nombrar lo inclasificable . Siempre me ha atraído lo difícil en la literatura y he detestado todo aquello que sonase a fácil, a predecible, a best seller, a pesar de que algunos puedan destacar por haber alcanzado cierta entidad literaria parecida a la calidad, pero ese no es el motivo de este artículo, sino otro diferente: lo raro, lo inclasificado, para lo cual bucearé algo en la historia de la literatura española.

Un ejemplo de literatura rara sería El libro de Buen Amor, una mezcla de cantos, poemas, cuentos con intención moralizadora pero enunciado desde el otro lado, es decir, desde el conocimiento del pecado, literatura más goliardesca que pía, escrita por un clérigo del cual poco se puede decir, y del que yo dudo que existiese, este libro es una especie de cajón desastre que se inventaron algunos críticos tras jun…

Monólogo del demente, Joaquín Fabrellas.

MONÓLOGO DEL DEMENTE Cuaderno de pensamiento 2013

Joaquín Fabrellas Jiménez














































I

Mira cómo tiembla la palabra al borde de la nada.

La niebla es un paisaje.


El hombre no sabe nada.

El animal es sabio: el hombre creó la violencia.


La música nació para organizar el vacío del hombre.

La poesía es el primer idioma.






























II

Sostén la rama en el vacío.


La flor del almendro es el destino del hombre.


Mira cómo bailan los pies del ahorcado.


La casa encalada en el borde del camino del desierto. El ágave, la pita, el azul. Todo como en un falso decorado.

Finalmusik. Justo Navarro. Anagrama. Barcelona. 2007.

Me refugio en los clásicos. Confieren una enorme seguridad: estilística y sentimental. Te protegen además de la mediocridad circundante, ahora que vuelven a fallarse premios de distinta entidad. Hace mucho decidí no presentarme a ningún premio, como decía mi querido José Viñals: los premios prostituyen, y no sigo, cada cual...
Mis últimas lecturas han sido: El señor, y lo demás, son cuentos, del Leopoldo "Alas" Clarín, y por cuestiones laborales, Gustavo Adolfo Bécquer, Cartas desde mi celda, los artículos para el periódico El Confidencial que Bécquer envió desde su retiro en Veruela, sin más rodeos, una auténtica joya estilística, a pesar de que, para el lector actual medio, ese ser al que le imponen lo que tiene que leer y se pierde en estupideces comerciales de poco calado, puede parecer una lectura anticuada, y es que falta sensibilidad histórica para enfrentar la lectura, pero la lectura como bien espiritual; no creo…
Gabriel Ferrater (1922-1972).
Gabriel Ferrater es una de las voces más desconocidas y, a la vez, interesantes, del panorama poético del medio siglo en Cataluña. Su poesía es una extraña mezcla de inocencia y enajenación, de cercanía y de dolor como no se ha visto en ningún otro poeta contemporáneo.
Cercano en sus planteamientoa a la poesía de Gil de Biedma, una poesía desprovista de todo adorno superfluo, pero cargada de un  mensaje que se hace certero desde la vivencia y la expresión depurada. Claridad cegadora, dolorosa a veces, ya que no se somete a ningún discurso dictado o moda al uso. Poesía de intuición, musical, sugerente, sensual en la descripción de los placeres cotidianos. Honda reflexión sobre el paso del tiempo, el elemento que encarna el negativo de su poesía. Cercano también a Alfonso Costafreda, otro genial autor vituperado por la crítica, pero cuya obra se está recuperando recientemente en un panorama literario que hace aguas o, en su mayoría, gobernado por editores que buscan la rentabilidad en l…
REÍR

Tu beso en mi beso,
ágil amor, como el viejo
del mar que desespera
la llave confusa con que le oprimen
los brazos interrogantes.
Miel o tabaco, gin o sal,
áspero limón  limpio,
o la última fruta interna
de carne, dentro del jardín cerrado
donde se entra sin renombre
(empresa furtiva:
delicia no quiere pregón).
¿Cuál es el sabor de tu beso?
Y ahora, amor, este beso tuyo
(otra leyenda) se me muda
hasta la raíz de la naturaleza.
Tiembla, me olvida, el dulce
se me escurre anhelante
y una risa, gozo inquieto,
brota profusa y rebrota
y agita sus ramas en mi boca:
fresca amargura del laurel,
verde rumor aéreo.
Déjame reír a mí, amor.
Cuento en todas las partidas
y conozco la ganancia, ¿ y qué haría
con mi juventud?
Es la tuya la que quiero.
Compadecido de sí mismo,
hace feo mudar mi beso.
Muda, que ruedo contigo
y es mío todo lance de tu dado.


Gabriel Ferrater. Las mujeres y los días.

Nuevo poema de Edmun Gun Blair. Poemas para un libro inescrito. Inédito.

Ya ves, amada,
esta noche hemos quemado las naves,
se puede ver la luz en la otra orilla,
destrozado ya el lenguaje en un atroz silencio,
nombrándonos sin palabras
en un idioma acuoso y nocturno.

La presencia cierta
de los barcos a lo lejos
entre la niebla dudosa
de nuestra presencia más incierta.
Como pequeños animales
atrapados entre las hojas húmedas del bosque.

Esperando que el mundo no estuviese inventado
para hacer posible
en este mapa de ausencias
todo lo que no dijimos
con palabras.


El señor y lo demás, son cuentos, Barcelona, Austral, 2013. Leopoldo Alas, "Clarín".
Colección Austral Básicos.
Artículo de Joaquín Fabrellas Jiménez.

Este libro, aparecido por primera vez en 1893, supone parte de la labor cuentísitica de Leopoldo Alas. Destaca su preciosismo léxico-semántico:  trabajado hasta límites poéticos, en los que cada palabra parece pulsar el matiz necesario para expresar lo establecido por el autor.
Destaca la actitud literaria de "Clarín" en esta obra, ya que se mueve entre el Realismo literario, ese afán por describir todo con profusión de detalles, pasando por un amable Romanticismo sentimental en ciertas descripciones y actitudes de algunos de los personajes, hasta vetas de  Modernismo, en la sensualidad de ciertas descripciones y la actitud vaga y casi decadente de algunos personajes, en especial, Victoria Pagés, en el pequeño cuento de "El centauro", personaje que parece nutrirse de ciertas imágenes del modernismo pictóri…
Poema de Pedro Salinas. En La voz a ti debida, 1933.

Qué alegría, vivir
sintiéndose vivido.
Rendirse a la gran certidumbre,
oscuramente,
de que otro ser, fuera de mí, muy lejos
me está viviendo.
Que cuando los espejos, los espías
aseguran
que estoy aquí, yo, inmóvil,
con los ojos cerrados y los labios,
negándome al amor
de la luz, de la flor y de los nombres,
la verdad trasvisible es que camino
sin mis pasos, con otros,
allá lejos, y allí
estoy besando otras luces, hablo.
Que hay otro ser por el que miro el mundo
porque me está queriendo con sus ojos.
Que hay otra voz con la que digo cosas
no sospechadas por mi gran silencio;
y es que también me quiere con su voz.
La vida (qué transporte ya), ignorancia
de lo que son mis actos, que ella hace,
en que ella vive, doble, suya y mía.
Y cuando ella me hable
de un cielo oscuro, de un paisaje blanco,
recordaré
estrellas que no vi, que ella miraba,
y nieve que nevaba allá en su cielo.
Con la extraña delicia de acordarse
de haber tocado lo que …
La voz a ti debida. Pedro Salinas.

Tú vives siempre en tus actos.
Con la punta de tus dedos
pulsas el mundo, le arrancas
auroras, triunfos, colores,
alegrías: es tu música.
La vida es lo que tú tocas.

De tus ojos, solo de ellos,
sale la luz que te guía
los pasos. Andas
por lo que ves. Nada más.

Y si una duda te hace
señas a diez mil kilómetros,
lo dejas todo, te arrojas
sobre proas, sobre alas,
estás ya allí; con los besos,
con los dientes la desgarras:
ya no es duda.
Tú nunca puedes dudar.

Porque has vuelto los misterios
del revés. Y tus enigmas,
lo que nunca entenderás,
son esas cosas tan claras:
la arena donde te tiendes,
la marcha de tu reloj
y el tierno cuerpo rosado
que te encuentras en tu espejo
cada día al despertar,
y es el tuyo. Los prodigios
que están descifrados ya.
Imagen de Salvador Elizodo. Otro de los grandes narradores hispanoamericanos. Autor de la novela de culto La crónica de un instante.
Imagen de Juan Carlos Onetti. Uno de los mayores narradores hispanoamericanos. Autor de Juntacadáveres, El astillero, Dejemos hablar al viento...
A JOSÉ MARÍA PALACIO
Palacio, buen amigo,
¿está la primavera
vistiendo ya las ramas de los chopos
del río y los caminos? En la estepa
del alto Duero, Primavera tarda,
¡pero es tan bella y dulce cuando llega!...
¿Tienen los viejos olmos
algunas hojas nuevas?
Aún las acacias estarán desnudas
y nevados los montes de las sierras.
¡Oh mole del Moncayo blanca y rosa,
allá, en el cielo de Aragón, tan bella!
¿Hay zarzas florecidas
entré las grises peñas,
y blancas margaritas
entre la fina hierba?
Por esos campanarios
ya habrán ido llegando las cigüeñas.
Habrá trigales verdes,
y mulas pardas en las sementeras,
y labriegos que siembran los tardíos
con las lluvias de abril. Ya las abejas
libarán del tomillo y el romero.
¿Hay ciruelos en flor? ¿Quedan violetas?
Furtivos cazadores, los reclamos
de la perdiz bajo las capas luengas,
no faltarán. Palacio, buen amigo,
¿tienen ya ruiseñores las riberas?
Con los primeros lirios
y las primeras rosas de las huertas,
en una tarde azul…
Tal día como hoy nació Antonio Machado, un 26 de julio de 1875.

f
Cuerpo lento del tiempo. Antología. Antonio Carvajal. Selección de poemas e introducción de Concepción Argente del Castillo Ocaña. Editorial Point de lunettes. Sevilla. 2013.

Joaquín Fabrellas Jiménez. Profesor de Secundaria de Lengua Española y Literatura.

Es esta antología una restrospectiva del poeta Antonio Carvajal Milena (Albolote, 1943) a cargo de la profesora Concepción Argente que da buena muestra del quehacer poético del poeta granadino. En su obra destacan varias líneas que nos van a servir para desarrollar este pequeño ensayo: en primer lugar, la importancia de la obra poética que pasó inadvertida en sus comienzos, pero que más tarde se ha ido restituyendo gracias a la obra de críticos avezados, que han visto en su poesía una muestra de rebeldía estética gracias a una métrica esculpida y a unos contenidos que lo entroncan con la mejor tradición poética clásica. Y es que con Antonio Carvajal recorremos la mejor poesía española desde el Renacimiento, hasta los grandes maestro…